http://www.quinoarecetas.es/recipes/quinoa-con-queso-al-horno

Listo en: 45 minutos
Para: 4 a 6 raciones

Quinoa con queso al horno

Ingredientes:

Preparación:

  1. Precaliente el horno a 200 grados centígrados.
  2. En una olla pequeña lleva la quinoa y 2 tazas y media de agua a ebullición. Baja el fuego a fuego lento y cocina cubierto durante unos 15 minutos hasta que toda el agua haya sido absorbida y el grano esté al dente.
  3. Deja reposar la quinoa cubierta durante unos 10 minutos.
  4. Mientras la quinoa se está cocinando coloca los tomates cherry a la mitad en una bandeja para hornear sobre papel de aluminio. Rocía con 1 cucharada de aceite de oliva y sazona con sal y pimienta molida fresca. Ásalos en el horno durante 10 minutos hasta que estén tiernos y las pieles hayan empezado a estallar.
  5. Calienta 1 cucharada de aceite de oliva en una sartén mediana a fuego medio. Cuando esté caliente, agrega las cebolletas picadas y el ajo. Cocina durante 2-3 minutos hasta que estén translúcidas y el ajo esté fragante.
  6. En un bol grande combina la quinoa, los tomates asados, las cebolletas, el ajo, y la albahaca. Agrega la mozzarella rallada y sazona con sal y pimienta fresca al gusto.
  7. Coloca la mezcla de la quinoa en un recipiente grande para el horno y nivela la mezcla de manera uniforme.
  8. Comenzando por el centro, superpon rodajas de tomates y mozzarella en un pequeño círculo. Haz un segundo círculo de tomates y mozzarella cubriendo el resto de superficie hasta cubrir completamente la sartén. Si fuera necesario hacer un tercer círculo, va a depender del tamaño de las rodajas del queso y el tomate.
  9. Cubre la sartén con papel de aluminio y hornea durante 10 minutos.
  10. Retira la lámina y hornea durante otros 20 minutos hasta que el queso esté burbujeando y ligeramente dorado.
  11. Mientras se hornea coloca el vinagre balsámico en una cacerola pequeña y lleva a ebullición suave durante 3-5 minutos hasta que el vinagre se vuelva meloso. Saca del fuego y retíralo.
  12. Espolvorea la sartén con albahaca recién cortada y llovizna con la reducción balsámica.
  13. Sirve inmediatamente. Ummmmmm!

Recomendaciones:

Puedes añadirle carne pollo o ternera si quieres darle más rotundidad al plato. La albahaca le da el toque de frescor al plato. Sus propiedades medicinales no suelen ser demasiado difundidas, sin embargo son muchas. Por ejemplo combate el agotamiento, la depresión, la jaqueca y el insomnio. A por ella!